71000 árboles de especies nativas mejorarán los ecosistemas cafeteros del Suroeste antioqueño

Comenzamos ya la entrega de árboles nativos a las fincas que aceptaron participar activamente en el proyecto Paisajes Sostenibles del Suroeste, en asocio con Conservation International CI Colombia.

La primera fase de este trabajo la adelantamos el año anterior, momento en el que contactamos a los propietarios de fincas cafeteras que estuvieran interesados en incorporar especies forestales nativas en sus cultivos con miras a generar coberturas para el café que se siembra a plena exposición, lo que traerá beneficios para  la fertilidad de los suelos, la resiliencia frente a eventos climáticos adversos y aumentar la diversidad biológica, a partir del establecimiento de minicorredores que favorecen la dispersión de las diferentes espacies y la conexión de pequeños fragmentos de bosques inmersos en la matriz cafetera.

 

 

Como resultado de este proceso identificamos un total de 153 predios aptos para la siembra, ubicados en los municipios de Andes, Betania, Ciudad Bolívar, Concordia, Jardín, Salgar y Támesis, priorizados de acuerdo con su cercanía al Corredor Biológico del Oso de Anteojos, la vecindad con algún tipo de drenaje y fragmentos de bosque de distinto tamaño.

En total se están entregando 71.000 árboles nativos, producidos en 6 viveros temporales de miembros dela Red de Monitoreo Participativo, que serán sembrados por los propietarios que aceptaron esta invitación para mejorar el paisaje cafetero. Es de destacar la participación de los profesionales y técnicos de las cooperativas de Andes y de Salgar (Cocafisa), quienes acogieron como propia esta propuesta de regreso del árbol al predio cafetero.

Como parte dela segunda fase del proyecto estamos iniciando con la producción en viveros de 150 mil nuevos árboles de especies forestales nativas, fase que  será desarrollada en 10 nuevos municipios ubicados en la cuenca del Sinifaná y en la cuenca del Cartama, en fincas cafeteras que reúnen las condiciones ya anotadas que a partir de la conformación de minicorredores contribuyen con los beneficios tanto para la producción de café como el aumento de la biodiversidad en el agroecosistema cafetero.